Rompiendo estructuras

viernes, 17 de abril de 2015

Tiempo atrás, aprovechando un fin de semana de soltería momentánea (Gore de isla masculina), planeamos con mi hermana una visita a un hermoso e intrigante lugar que ella descubrió poluliando por facebook. Con solo mirar un par de fotos quedamos fascinadas con ir a conocerlo. 

Campanopolis, el sueño de un hombre hecho realidad. Don Antonio Campana quien al enterarse de un diagnóstico terminal, apostó todo por transformar una idea en una realidad.  Una historia de vida que en mi caso, toco mi corazón y me puso a repensar un poco sobre lo sueños postergados. 



Una aldea de estilo ecléctico con reminiscencias al medioevo.Un lugar por demás particular no solo por ser el sueño de su creador; sino por romper las estructuras preestablecidas de la construcción, sin importar el sentido original de los objetos utilizados en ella. Construcciones con un sin fin de detalles, creadas con materiales antiguos; tesoros singulares de demoliciones y remates.


Edificaciones que despiertan los sentidos unidas por callecitas adoquinadas, casitas de cuentos rodeadas de naturaleza.  A lo lejos sin perder el encanto el molino, los lagos y el puente. 


Disfrutamos mucho de la visita guiada, nos contaron la historia y procedencia de algunos de los elementos principales que conforman la Aldea. Sacamos muchas fotos, no puedo decir muchísimas, solamente porque tuve el arrebato de traerme la cámara sin memoria. 
Jodido olvido el mio, pero por suerte Pao me prestó la suya.


Si les pareció interesante, apaguen el piloto automático y vayan a disfrutar de este espacio que les despertará los sentidos; si se permiten abrir a ese sentido lúdico que contiene el lugar.

Tengan en cuenta que la visita es con previa reserva . Consejo: ir con plano o gps hasta el lugar porque el entorno quizás para algunos sea medio hostil y llevense calzado cómodo.

Gracias por pasar, buen finde y disfruten mucho! 

La capital en Flor

jueves, 2 de abril de 2015

Este andar es de varios meses atrás, pero si se quedan en la ciudad es un buen destino para visitar este finde largo: La República de los Niños en la Plata. 

Al no tener hijos ni sobrinos, se complica buscar una excusa para ir a visitar esta hermosa pequeña ciudad. Pero a veces es bueno salir de las estructuras y sacar a pasear nuestro niño interior.  En mi caso es un placer porque adoro los objetos en miniatura o que varían de su escala habitual; mas aún disfrutar de unos ricos mates en el hermoso parque verde que lo rodea.



En el recorrido no pudimos dejar de visitar el Museo Internacional del Muñeco, dentro del Palacio de la Cultura, cuya construcción fue inspirada en el Taj Mahal de Agra. 
A mi parecer, siendo que ya lo conocía de niña, estaría bueno que lo actualizar un poco; más que nada para atraer el interés de los más chicos. Igualmente no deja de tener algunas piezas que te sorprenden, por su detalles y terminación.




El predio es mucho mas grande de lo que uno puede recordar si fue de niño. Mas allá del centro, encontrás distinto sectores para recorrer. Una laguna con su barco e isla. Un tren con varias estaciones, cuyos nombres son personajes de cuentos. Una granja con su molino y animales varios. Un pequeño museo interactivo de ciencia y hasta un parque de diversiones entre otras cosas.



A decir verdad, convencí a Angore para este andar, diciéndoles que quería visitar la 7° Expo de la Flor que se realizaba dentro del predio. Él no es tan liberal con su niño interior o por lo menos no tanto para este tipo de cosas. Por lo que continuamos nuestro recorrido por la exposición propiamente dicha. 

Nos encontramos con puestos llenos de distintos tipos de plantas, algunas en maceta común y otras con algunas propuestas mas interesantes. Una de mis favoritas por su tipo de cuidado son las suculentas. Como verán mi fuerte no son las plantas.


Dentro del Domo se encontraba una enorme instalación realizada con flores naturales que cautivaba la atención de toda persona que ingresará al lugar. Una mujer saliendo de un mar de flores con un colibrí bebiendo agua de la cascada que vertía desde su mano. Hermosa desde todos los puntos que se observará. Su creador el paisajista Eduardo Braccio.


Espero que hayan disfrutado de este nuevo post; como yo recordando las vivencias de este hermoso día. Si tienen la oportunidad de ir a visitar este lugar; aprovechelo para hacer un pic-nic que todavía quedan algunos días de solcito veraniego.

Buen finde largo, gracias por darse la vuelta por acá ❤!  
CORLINA LOPEZ. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.